viernes, 31 de diciembre de 2010

DE CARRERAS POPULARES, PROMESAS DE AÑO NUEVO Y RECUERDOS INFANTILES...



Hacía tiempo que no participaba en una carrera de este tipo y la verdad es que he disfrutado mucho de la experiencia. Quizás el hecho de que sea un día antes de fin de año sirva para reforzar la eterna promesa de año nuevo de hacer deporte más a menudo. Ir a correr y algunas veces en bici es el único deporte que practico y reconozco que soy bastante irregular. Cada año me propongo ser más constante pero al final sólo cuando deja de hacer frío consigo salir a correr más asíduamente. Los gimnasios me aburren soberanamente y hubo un tiempo que fui bastante a la piscina, pero sólo porque quedar con alguien te obliga más a vencer la pereza de salir a quemar los excesos. En definitiva, que las promesas de año nuevo suelen perderse entre el cotillón y el cava. A ver si esta carrera de hoy sirve de empuje para recuperar el hábito, sobre todo para hacer uso de los diferentes equipos deportivos que me compro cada vez.
 La San Silvestre no es una carrera precisamente costosa (4800m) ni que requiera de entrenamiento. Ante todo es una fiesta donde hay más atletas disfrazados que con atuendo corriente. Además de los lógicos adornos navideños, había disfraces realmente ingeniosos que hacen de la carrera un divertidísimo circuito. Se notaba el ánimo de la gente y las ganas de desahogarse y despedir este año que para muchos ha sido muy pero que muy difícil.
 Pero mientras corría me he acordado de los años de infancia que junto con mi padre iba a la "Volta a peu" de Valencia. Entrenábamos semanalmente y participábamos cada año intentando bajar el tiempo cada vez. Para mí, completar sin parar el recorrido cada año era un pequeño logro personal. Sobre todo porque nunca destaqué en el deporte, era bastante torpón y la Educación física más que una materia del curso era una auténtica cruz.
 Cuando corríamos esa multitudinara carrera y quedaban unos 100 metros para la meta, mi padre me daba la señal para realizar el sprint final, donde echaba el resto y llegaba triunfante y exhausto a la llegada. Recuerdo perfectamente esas últimas zancadas al son de la música de "Carros de fuego" de Vangelis que solían poner por la megafonía. No sé si fue en una San Silvestre o una Volta a peu, pero recuerdo una vez que el locutor que iba retransmitiendo la llegada de los participantes desde la meta, vio a ese crío de ocho o nueve años dándolo todo y gritó un espontáneo "¡ÁNIMO CHAVALÍN!". La frase en cuestión avivó los aplausos de la gente y eso me hizo entrar en la meta volando de alegría y satisfacción. En una película hubiera sido una típica y conmovedora escena a cámara lenta y con una emotiva música de fondo.
 Lástima que esos pequeños logros deportivos quedaran ahí, porque luego en el colegio cierto compañero, no sé si por chincharme o por envidia, se encargaba de desmitificarlo y restarle importancia cruelmente. Se lo perdono, porque hoy en día es un grandísimo amigo. Además, en el cole de poco servía completar una carrera popular si no sabías jugar al fútbol.

 Bueno chicos, esta es la última entrada del año. Os deseo un muy feliz 2011 de todo corazón, especialmente a aquellos a los que la suerte no les termina de sonreír últimamente.

domingo, 26 de diciembre de 2010

DE MONARCAS, DISCURSOS Y PREMIOS


"El discurso del Rey" de Tom Hooper
 Siempre un mensaje es más tranquilizador si la voz que lo emite es firme y serena. Del mismo modo, un mensaje será más claro si está bien vocalizado y tiene las pausas justas y necesarias. Por supuesto, se da por sentado que su gramática sea correcta.
 Al parecer hay pueblos que han tenido oradores más peculiares que Franco con su voz de pito o nuestro actual Rey, que me va a perdonar, pero a veces parece gangoso. Los ingleses tuvieron a un monarca tartamudo, Jorge VI, padre de la Reina Isabel II, que vivió acomplejado por sus problemas de expresión.  Su coronación no estaba prevista y por circunstancias especiales, tuvo que dar la cara ante sus súdbitos en tiempos de guerra. La película de Tom Hooper nos cuenta la relación del Duque de York, antes de ser coronado Rey,  con su singular profesor de dicción a lo largo de los años que precedieron a la Segunda Guerra Mundial.


 "El discurso del Rey" es un producto donde todo funciona a la perfección:  buenos diálogos, esmerada ambientación y cuidados aspectos técnicos. Lo realmente sobresaliente de la película es el memorable duelo interpretativo entre Colin Firth, que borda un regalo de personaje, y un genial Geoffrey Rush como el particular maestro. Da la sensación de ser una película confeccionada para triunfar en la noche de los Óscar: un film de calidad con la difícil y muy conseguida capacidad de agradar a todo tipo de paladares y que tiene en su academicismo su mayor virtud. Nada chirría, ni nada desentona, simplemente se le puede achacar una falta de personalidad propia, de riesgo, algo que la aleje de su bien elaborado clasicismo. También es verdad que es preferible siempre una buena película comedida como "El discurso del Rey" a algo pretendidamente moderno pero vacío.
 Una de sus más firmes competidoras de cara al premio, "La red social" de David Fincher, sí que tiene ese sello personal que quizás le falte al film de Tom Hooper. Yo preferiría el premio para Fincher, pero la estadística y el gusto de la academia podrían inclinar la balanza a favor de este Rey... y no seré yo quien me queje.
Muy recomendable para todo tipo de públicos, en especial para mi madre por la cantidad de primeros planos de Colin Firth. Y para los que quieran apreciar mejor la labor de sus intérpretes, os la recomiendo en versión original, disponible en los cines UGC de Valencia.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

SALVAJE METÁFORA DE LAS DOS ESPAÑAS

"Balada triste de trompeta" de Álex de la Iglesia

El arranque de esta película, incluyendo unos magníficos títulos de crédito, es uno de los mejores que he visto últimamente. Con semejante comienzo era difícil mantener el listón a lo largo de todo el metraje. Durante el desarrollo de su argumento me encontré con situaciones poco creíbles y forzadas para que todo encaje, excesivas coincidencias y algún detalle en el que se pasa por alto eso que llaman coherencia narrativa. Es cierto que no es un film donde estos aspectos importen mucho, pero uno es muy maniático para estas cosas y por eso me costó entrar en la película. Probablemente estos defectos forman parte intencionadamente del descomunal destarifo perpretado por Álex de la Iglesia. Una vez asumido esto, empiezas a participar del juego y a divertirte.

Carlos Areces es el gran descubrimiento de la película

 Es innegable que es una película muy entretenida, un gran espectáculo de ritmo frenético y algo esquizofrénico. Pero donde quizás esta película gana muchos puntos es en la conexión con sus referencias históricas. "Balada triste de trompeta" es una hábil metáfora de las dos Españas que transcurre desde la Guerra Civil hasta la década de los 70. Estas dos Españas enfrentadas durante tantos años, están encarnadas en dos payasos de circo. El payaso triste y sediento de venganza (formidable Carlos Areces) representa al bando de los perdedores. El payaso gracioso, el que se lleva los favores del público pero autoritario y temido por sus compañeros, es la España franquista. Ambos se pasan la película peleándose y persiguiéndose por una frágil y confusa España, representada por una bella bailarina acróbata. Este tira y afloja histórico tiene momentos geniales como la secuencia de cacería con Franco o el atentado de Carrero Blanco, seguidos de otros menos acertados como la excesivamente alargada y tópica persecución final.

En Venecia, antes de ganar el merecido premio a la dirección y el más cuestionable premio al mejor guión

 La película fue premiada en el pasado festival de Venecia con Quentin Tarantino como presidente del jurado. Es evidente que una película tan brutal y salvaje arrancara los aplausos del norteamericano, pero desconozco si supo entender el trasfondo histórico. En definitiva, una película con más virtudes que defectos, que tarda en digerirse tras el chorreo de acción trepidante pero que al mismo tiempo invita a reflexionar. Una vez más, se demuestra que de la Iglesia es un director con talento a raudales, aunque por los apaños de guión, se nota la ausencia de Jorge Guerricaechevarría, su habitual coguionista. Una lástima, porque el producto no termina de ser redondo.
 En general, una peli no apta para madres

lunes, 20 de diciembre de 2010

TODO LO QUE SE LLEVÓ EL DIABLO de Jaime Pérez Andújar

Siempre he tenido carencias en lo que a la Historia de España se refiere. Una de las razones es lo mal que me enseñaron esta materia en el colegio: recuerdo que en 3º de B.U.P., nuestro profesor de Historia, apodado cruelmente "Gordobobo", dio un espectacular salto en el temario con pirueta y doble tirabuzón desde los Reyes Católicos hasta Franco. Con esta formación tan precaria me he tenido que buscar las castañas yo mismo para tener alguna noción sobre la historia de mi país. Por eso cuando en alguna noticia o película sale algún hecho histórico que pone en evidencia mi desconocimiento, recurro a un libro de bolsillo que compré para estos casos. Se trata de "Historia de España contada para escépticos" de Juan Eslava Galán, un práctico libro donde de forma resumida y un poco de sentido del humor hace un recorrido desde la Prehistoria hasta Aznar.

Así pues, para enfrentarme a "Todo lo que se levó el diablo" me leí previamente los capítulos dedicados a la Segunda República y sus diferentes gobiernos de izquierdas y derechas. Una vez asentado en el contexto histórico empecé esta original novela.



La historia se centra principalmente en las llamadas "Misiones pedagógicas", llevadas a cabo por jóvenes entusiastas que cruzaban la España más profunda arreglando escuelas, montando bibliotecas, haciendo representaciones, exposiciones de arte o proyecciones de cine. Su único fin era llevar la cultura a los lugares más recónditos y olvidados de nuestra geografía. Sus principales problemas llegaron con el cambio de gobierno y la llegada al poder de Lerroux en 1933, que junto a la Iglesia, empiezan a cuestionar y entorpecer sus actividades. "Todo lo que se llevó el diablo" es una novela coral, de personajes reales y ficticios que aparecen y reaparecen en un conjunto narrativo repleto de saltos en el tiempo algo caótico y confuso ,pero que resulta muy entretenido. Una historia tragicómica que cuenta con algunos pasajes geniales, seguidos de otros en los que tenía la sensación de que algo se me escapaba. Quizás conviene leerlo de un tirón y no como lo he hecho yo.
 En definitiva, una recomendable novela, que nos retrata con humor y sarcasmo lo que ocurría en buena parte de España sólo unos meses antes de que viniera el diablo a llevárselo todo.

lunes, 13 de diciembre de 2010

DON BERNARDO


 La casualidad ha querido que esté trabajando este curso con el mismísimo hijo de Don Bernardo. Todo ha surgido en medio de una conversación en la sala de profesores, en la que se han ido sucediendo las coincidencias hasta llegar al hecho en cuestión. Don Bernardo fue mi maestro en el curso 85/86 de 3º de EGB. Fui su alumno en el que fue su último curso antes de jubilarse y probablemente, era de los últimos de una estirpe de maestros que se fue extinguiendo con la llegada de la democracia.
La memoria es selectiva, por eso el primer recuerdo de él que me ha venido a la cabeza ha sido muy positivo. Fue cuando murió mi abuelo durante ese curso: andaría yo algo serio y tristón y Don Bernardo me llamó para que hablara con él. Me preguntó qué tal estaba y me dijo unas palabras de ánimo. Luego me dio un abrazo contra su corpulento cuerpo y me dio un beso en la frente. Ese gesto, sincero y bienintencionado, sería impensable hoy en día, pero yo lo recuerdo como un entrañable detalle.
Tras este primer buen recuerdo, me han ido viniendo a la cabeza otros que en su día no llamaban la atención pero que en la sociedad actual son del todo reprochables. Don Bernardo pertenecía a otra época y que yo sepa nunca se excedió, pero era aficionado a golpear con la regla en la mano a quien no se portaba bien. Una vez incluso nos puso a varios en fila y nos estiró de las patillas por armar demasiado jaleo.
Pero su especialidad no eran las sanciones físicas, ni siquiera el amenazarnos con encenderse un puro si seguíamos hablando, sino su sistema de clasificación. En el aula de Don Bernardo nos sentábamos según nuestra habilidad de cálculo matemático. Cada mañana nos ponía unas operaciones: si fallabas en alguna te tenías que cambiar de sitio porque eras adelantado por alguno que las tuviera bien. Este sistema competitivo y de cuestionable valor pedagógico me supuso más de un quebradero de cabeza. Yo era bastante aplicado y logré acabar el curso entre los diez primeros, pero ni me imagino la humillación que debían sentir los que ocupaban los últimos puestos en la temida tercera fila. Esta competición diaria creo que fue el origen de mis posteriores ansiedades estudiantiles, y aunque en casa le dieron la importancia justa, llegar a mediodía diciendo que había bajado algún puesto, me provocaba un horrible estrés a una edad en la que no se debe tenerlo.
 En la actualidad, los métodos de la vieja escuela que representaba Don Bernardo recibirían más de una llamada de atención por parte de dirección. Sé que no tiene justificación, pero su modo de actuar era  fruto de un sistema que pertenecía a otros tiempos y por aquel entonces, nadie se quejó. Probablemente él recibió una educación mucho más severa . Don Bernardo murió hace mucho tiempo y con él se fue toda una generación de antiguos maestros. 
 Hoy todo es distinto, trabajamos con otro tipo de alumnado con diferentes estrategias y sanciones . Nuestros errores se deben a otros aspectos del sistema educativo. Los problemas son de otra índole y si los métodos de la "mano dura" ya eran poco efectivos entonces, ahora ni se plantean. Además, actualmente hay nuevos frentes: somos cuestionados constantemente por las familias, ninguneados por la administración y criticados por una sociedad que sólo piensa en nuestras vacaciones. Parece que nadie se fija en el esfuerzo que hacemos diariamente y que lo fácil es lo que nunca haríamos: golpear con la regla.


viernes, 10 de diciembre de 2010

PREESTRENO: TODAS LAS CANCIONES HABLAN DE MÍ de Jonás Trueba


Supongo que ser hijo de Fernando Trueba y sobrino de David te abre muchas puertas, pero también te deja la sensación de que se espera que estés a la altura de tus predecesores. Jonás Trueba se ha esforzado en su debut para dejar bien claro cuál es su estilo, qué cineastas le han influido y qué libros le interesan. Esta insistencia la lleva hasta el punto de enfocar un ejemplar de cada libro que es citado por los personajes de su película.
 El protagonista es un joven filólogo llamado Ramiro que intenta superar una ruptura sentimental. A lo largo de este intento de recuperación, el personaje divaga entre viejas amistades, amores que nunca cuajaron y contínuas reflexiones sobre el amor, la nostalgia, el sexo... De forma innecesaria, la información se remarca con una voz en off que nos explica lo que la película ya contaba perfectamente por sí misma. Otra de las cosas que Trueba deja patente es su defensa de la palabra escrita, la poesía y la literatura en general, así como su romántica reivindicación de las cartas de amor escritas de puño y letra.
 La película tiene momentos muy buenos e inspirados, donde se intuye que Trueba promete como director y guionista. Los intérpretes están bien y el conjunto es pasable, entretenido, pero le falta despojarse de obligadas referencias y ser más natural, más fresco.
 Así pues, una vez digieres todo lo que este debut quiere demostrar, te das cuenta que tanto homenaje y tanta declaración de intenciones llega a ser pretencioso. Inevitablemente, me acordé de otro reciente debut juvenil español, "Bon appétit", que precisamente destacaba por lo que le falta al joven Trueba: autenticidad.
 Ahora mi amigo Paco pensará que me contradigo porque "Biutiful" era también innecesaramente pretenciosa, pero la de Iñárritu, además de ser otro tipo de película, tenía otros alicientes que hicieron que me gustara más.
 En definitiva, ahora que Jonás Trueba nos ha dejado bien claro lo que le gusta y cómo le gusta, que se relaje y nos cuente una nueva historia sin tener que demostrar nada a nadie.

viernes, 3 de diciembre de 2010

DRAMAS SIN ESCAPATORIA

PREESTRENO: "BIUTIFUL"  de Alejandro González Iñárritu


 El personaje de Marisa Paredes en "La flor de mi secreto" decía que no podía escribir novela rosa porque siempre le salía negra. Si al mexicano Alejandro González Iñárritu le pidieran hacer una comedia creo que también acabaría saliéndole un dramón. Tras "Amores perros", "21 gramos" y "Babel" ,vuelve con una historia desgarradora, de personajes angustiados a quienes la buena suerte les queda muy lejos. El hecho de dejar de colaborar con su habitual guionista (Guillermo Arriaga, quien filma ahora sus propios guiones) no ha alterado mucho su estilo. La única excepción es que ahora la historia se cuenta de forma lineal y no con los peculiares rompecabezas, no siempre acertados, que ofrecía en sus anteriores películas.
 Yo entiendo que a alguien no le guste ir al cine para ver padecimientos varios, pero a mí donde se ponga un buen drama que se quite el resto... Será que soy un poco masoca. Tanto el crítico Carlos Boyero como mi amigo Paco, piensan que tanto chorreo de acontecimientos trágicos asfixiando a los personajes, termina resultando inverosímil. Yo no lo he percibido así. Para mi "Biutiful" es , por encima de todo, la conmovedora historia del amor de un padre a sus hijos y su titánica lucha por asegurarles un futuro estable. Además, con respecto a la credibilidad o no de tanta desgracia, siempre pienso que la realidad supera la ficción y si no, ahí está la prensa diaria.
 Por otra parte, haciendo honor a su título, la película consigue extraer la belleza de los ambientes más sórdidos y miserables, ofreciendo algunas escenas e imágenes memorables. La película también ofrece un crudo retrato de las mafias de inmigración ilegal en nuestro país y combina el argumento con unos detalles sobrenaturales que no desentonan en ningún momento. Lo único que se le puede achacar, además del extremo pesimismo de su autor, es su excesivo metraje, que hace que se recree innecesariamente en algunas secuencias.
 Ahora bien, por encima de todo, la película es de Javier Bardem. Su interpretación es perfecta, comedida, sin excesos. Bardem calibra los gestos y emociones del personaje de manera soberbia, algo que en la piel de otro actor caería en la sobreactuación. Un trabajo que consigue emocionar al público y que lo confirma, sin duda, como uno de los mejores actores que hay en este momento en el mundo.
 En definitiva y a pesar de sus detractores, una peli notable y muy recomendable, salvo para quienes vayan al cine a evadirse de los problemas cotidianos.

jueves, 2 de diciembre de 2010

LA BICI DE FULANITO



 La siguiente historia es un hecho real ocurrido en L'Eliana a principios de los años noventa. El protagonista ha accedido a que fuera contada siempre y cuando no se revelara su identidad, por lo visto aún duran las secuelas de tan singular historia.

Era verano y creo que tenía unos catorce años. Si no el último, fue uno de los últimos veranos de bicicletas antes de que las vespino y otros modelos empezaran a irrumpir en el grupo. Una de nuestras actividades veraniegas consistía en ir en bici al río Turia a su paso por Ribarroja. En esa zona, el río baja con bastante caudal antes de ir repartiéndose por las acequias de la huerta. Pero no eran precisamente aguas claras y transparentes. Solíamos dejar las bicis  y cruzar a nado hasta la otra orilla , donde había una zona de hierba más despejada y no los cañizales por donde llegábamos. 
 Pero ese día a alguien se le ocurrió la brillante idea de cruzar con las bicis a hombros. Observando la fuerza de la corriente y teniendo en cuenta que mi bici era nueva, fui prudente y preferí cruzar como era costumbre. El resto del grupo agarró bien sus bicicletas y comenzó a adentrarse en el río. A medida que el cauce era más profundo , cargar con la bici y aguantar la fuerza del agua resultaba más difícil. De repente, en una zona donde ya no hacíamos pie a mitad del ancho del río, un golpe de agua hizo que a Fulanito se le escurriera su bici . El agua mezclada con tierra y la densa vegetación del fondo hacía imposible que viéramos dónde se había hundido la bici de Fulanito. Por más que se buceaba, la bici no aparecía. El río se la había tragado.
Regresamos a casa con una bici de menos y pensado qué excusa podría contar Fulanito para evitar una buena bronca . La solución a la que llegó Fulanito sería considerada hoy en día de políticamente incorrecta, pero a nosotros nos pareció muy lógica y comprensible. Fulanito le dijo a su padre que unos gitanos le habían robado la bici en el río y supongo que elaboró una trama donde sus amigos fueron incapaces de evitarlo amedrentados por esos malvados ladrones. 
 Lo que no se imaginó Fulanito es que su padre no estaba dispuesto a conformarse con la anécdota: subió a su hijo al coche y fueron en busca de los inexistentes ladrones mientras la bici seguía en las profundidades del Turia. La búsqueda, lógicamente, no dio ningún resultado, pero tal y como se había desarrollado todo,  el avergonzado Fulanito no confesó nunca la verdad y sus amigos hicimos lo mismo como muestra de solidaridad entre colegas. La anécdota sirvió a Fulanito para que, en poco tiempo, luciera una nueva y flamante Mountain Bike. A alguno que otro le darían ganas de simular un robo de su bici para obtener tan grata recompensa.
Años más tarde, uno de los que vivió la misteriosa desaparición de la bici y al que llamaremos Menganito, empezó a estudiar en el Instituto de L'Eliana. Un día que estaba en casa de un compañero, Menganito vio que en su garaje había una bici oxidada que le recordaba mucho a la que perdió Fulanito. Al preguntarle de dónde había sacado esa bici, su amigo le respondió entusiasmado: ¡No te lo vas a creer , me la encontré en el río!

El río nos dio más de una vivencia. Yo mismo vi como un día la corriente se llevaba mis chanclas y tuve que volver pedaleando descalzo, que es bastante molesto. Y en cuanto a mi bici nueva, esa que con tanta prudencia salvé del peligroso río, fue robada ese mismo verano (de verdad) por alguien que entró al jardín mientras descansábamos un día después de comer. 
 Pero como la anécdota del pobre Fulanito con su padre, buscando a unos ladrones que nunca existieron, no ha habido otra.
Hay que ver la de veces que nos hemos reído con esta historia elianera.

domingo, 28 de noviembre de 2010

CONCIERTAZO

Anoche fui con una amiga y su novio, o mejor dicho, con mi hermano y su novia, que al caso es lo mismo, al concierto de Love of Lesbian en la Sala Mirror. Curioso lo de esta sala: por la tarde sirve de discoteca light para mis alumnos de Benetússer, luego es sala de conciertos y a partir de la una vuelve a ser discoteca, esta vez para mayores de edad.

Así pues, yo ocupé mi turno entre las 21 horas y la una, para asistir por segunda vez en un año a un concierto, del que , en este momento , es mi grupo favorito. Si en abril ofrecieron un buen espectáculo de apenas dos horas que ya se comentó en este blog, anoche estuvimos disfrutando nada menos que dos horas y media. Una vez más dieron muestra de su buen directo y su capacidad de divertir al público y llenar la sala de música y buen rollo. El concierto empezó muy disciplinado, siguiendo el guión de los temas elegidos. Me gustó que no fuera un calco del anterior  y tocaran canciones que la otra vez desestimaron, aunque por supuesto, no renunciaron a sus clásicos. Además, esta vez conocía absolutamente todas las canciones como un buen fan y se cumplieron todas mis preferencias personales.
 Poco a poco el espectáculo se fue animando y todo se convirtió en una gran fiesta en la que se hizo partícipe al público. Esta vez el grupo volvió a bajar a bailar con el personal y además subieron al escenario aquellos seguidores más fanáticos que habían acudido al concierto disfrazados de personajes de algunas canciones.
 De esta guisa acaba Santi Balmes sus conciertos

 En fin, que más que un concierto, un conciertazo. Lástima que aún me perdure un zumbido molesto en mi oído izquierdo, es lo que pasa por obsesionarse con estar en la primeras filas. Como no sé qué canción de las de anoche elegir para poneros , os pongo su vídeoclip más reciente: "Te hiero mucho (La historia del amante guisante)"

sábado, 27 de noviembre de 2010

TEATRO: "Turquía"


Según se cuenta en esta obra, en Turquía han intentado ocultar cualquier resto de la antigua Grecia que pueda distraer la atención hacia su actual identidad cultural. Los personajes de esta obra también tapan y ocultan un pasado que con sólo excavar un poco, aflora como las ruinas de una civilización anterior. Uno de los protagonistas es un español que vive un particular exilio en Turquía: cansado de la pérdida de ideales y de la corrupción política de su tierra, huye a un país que, curiosamente, intenta ser aceptado por Europa. La llegada a Turquía de una antigua pareja con un débil pretexto, será el detonante para que los cuatro personajes de la obra vayan desenmascarándose ante el público sacando a la luz todas sus miserias.
 "Turquía" es una obra cargada de contenido,  de frases y diálogos que sus personajes lanzan como armas arrojadizas a gran velocidad, lo que te obliga e estar atento e implicado desde el primer momento.Un drama intenso en el que la tensión va creciendo hasta un desenlace brutal. Su magnífico y complicado texto es todo un reto para sus intérpretes, quienes, salvo algún altibajo, transmiten de forma eficiente la rabia y desesperación de sus personajes. En definitiva, una obra muy interesante y recomendable. La pena es que mañana es su última representación, así que si os da tiempo acercaos a verla.
"Turquía" se representa en el Teatro de los Manantiales, una pequeña sala en la calle Alzira. Como en su día comenté de la sala "Espacio inestable", hay que fomentar la asistencia a estos pequeños y supervivientes teatros donde estupendos profesionales ofrecen espectáculos de calidad a muy buen precio. http://www.teatrodelosmanantiales.com/

jueves, 25 de noviembre de 2010

"ENTRELOBOS" de Gerardo Olivares

 Anoche asistí con ciertos prejuicios al preestreno de "Entrelobos". La película cuenta la historia real de Marcos Rodríguez Pantoja, un niño vendido por sus padres en la década de los cincuenta, que acaba viviendo con un pastor en una cueva de sierra Morena. Cuando falleció el pastor, Marcos vivió desde los 7 hasta los 19 años con la compañía de una manada de lobos. La primera sorpresa que me llevé es que la película no está protagonizada por Juan José Ballesta como pretende indicar el cartel publicitario. El actor madrileño no sale más de diez minutos, en la última etapa del personaje en la montaña. El peso de la historia recae en el actor de diez años Manuel Camacho, que hace un trabajo estupendo y admirable.
 La película es, ante todo , un espléndido documental de naturaleza al más puro estilo de Rodríguez de la Fuente. La cámara saca buen provecho del espectacular paisaje y recorre junto a multitud de animales escenas de peligro, tensión y entretenida aventura. Una historia de gran atractivo visual  que también muestra la naturaleza más extrema y brutal. Me imagino que el rodaje fue complicadísimo porque la película se adentra en el medio natural al detalle y el resultado es de una calidad técnica irreprochable.
 Hay que advertir que la trama se centra en el período del joven Marcos en la sierra y no en su posterior adaptación a la civilización cuando fue apresado por la Guardia Civil en 1965.
Además del joven Manuel Camacho, cabe destacar el trabajo del veterano Sancho Gracia en un personaje que bien podría ser recordado en los próximos Goya. Quizás el único inconveniente que hizo que no saliera de la sala con la idea de haber visto un producto redondo es su excesiva banda sonora. No me refiero a la composición musical, que está bien, sino a la manía innecesaria de reforzar determinadas escenas con melodías a todo volumen para seducir al  espectador más facilón. Una lástima este abuso musical, pues la pelícual ya contaba con un material de sobra para convencer a todo tipo de públicos.
Según el peculiar criterio de mi amigo-primo José Miguel, las películas son "castañas", "normalitas" o "peliculones". Esta fue calificada como "más que normalita" lo que acordamos que sería un notable bajo. Estoy de acuerdo, es una película que me sorprendió y que me hizo pasar un buen rato.
 Esta es una imagen del verdadero Marcos en la actualidad. En su costosa adaptación a la sociedad humana , tanto en los hábitos como en su pérdida de lenguaje, sufrió todo tipo de engaños y timos. Su descofianza del ser humano le  llevó a vivir de nuevo en una cueva en Fuengirola. 
La experiencia de Marcos es un caso especial que ha sido tema de estudio en varias investigaciones antropológicas. Actualmente vive en Rante (Galicia) muy ligado a la naturaleza y con una persona de confianza. Detesta el ruido y los olores de la civilización y sigue pensando que la vida entre los animales es mejor que junto a sus iguales.

lunes, 22 de noviembre de 2010

LA CENA de Herman Koch

  En el año 2005 en Barcelona , dos jóvenes de 18 años asesinaron a una mendiga que dormía en un cajero provocando un incendio en el mismo. Las imágenes de la cámara de seguridad dieron la vuelta al mundo y especialmente llamó la atención el aire jocoso de los implicados. Este suceso ha servido de base al escritor holandés Herman Koch para escribir el que ha sido un fenómeno editorial en Holanda: La cena.
Como indica el título, toda la historia transcurre en una cena en un sofisticado restaurante: dos matrimonios se reúnen allí para hablar de cómo van a afrontar el problema en el que se han metido sus hijos. A medida que transcurren los diferentes platos y a través de sucesivos recuerdos del narrador, el autor va desentrañando las diferentes personalidades que se han dado cita alrededor de la mesa. 
El libro pone sobre el mantel multitud de temas de discusión: racismo, pena de muerte, hipocresía de las clases altas, el posible afán desmesurado por lo políticamente correcto... Pero en ningún momento el autor busca adoctrinarnos. De hecho, de forma muy astuta, elige a uno de los comensales como narrador de la historia. Un personaje que se va desenmascarando poco a poco con opiniones muy cuestionables y actos  finalmente injustificables. Koch intenta de forma inteligente que empatices con sus personajes sin defenderlos ni juzgarlos, por eso es un libro cuya lectura puede resultar incómoda y desagradable. 
En un principio el desenlace no me convenció pero con el tiempo me estoy dando cuenta que otra opción para el final hubiera sido demasiado convencional. En definitiva, es un libro interesante que nos plantea hasta dónde son capaces de llegar unos padres por proteger a sus hijos, pero más que dejarme un buen poso me ha sacudido por dentro. ¿Era lo que se pretendía? No sé.
Recomendable sin entusiasmos.




jueves, 18 de noviembre de 2010

LA PELÍCULA MÁS EXTRAÑA QUE HE VISTO EN MI VIDA



Anoche tuve la oportunidad y el honor de asistir al preestreno de la película más rara, insólita y desconcertante que jamás he visto. Se trata de "Tío Boonmee  recuerda sus vidas pasadas" del tailandés Apichatpong Weerasethakul
 Para que os hagáis una idea, en esta película podéis disfrutar de escenas donde un hombre conversa con su hijo, desaparecido años atrás, ahora rencarnado en un mono fantasma de ojos rojos. Sí, habéis leído bien. En esta película salen muchos monos fantasma, pero no sé que simbolizan en la cultura tailandesa. En otra escena, una princesa, acomplejada por su fealdad,  charla con un pez en una charca y después hacen el amor. Sí, habéis vuelto a leer bien, una mujer y un pez practican sexo en un lago.
 Aunque parezca increíble, estas escenas se suceden en la parte de la película donde todo tiene cierta coherencia y más o menos se entiende lo que nos cuentan. La historia de Boonme, aquejado de una grave enfermedad renal, es una historia de un viaje espiritual de la mano de sus fantasmas y repasando sus diferentes reencarnaciones. Cuando finalmente el protagonista llega a una cueva que simboliza el útero desde donde todo empezó, la película da un inexplicable giro. La media hora restante me dejó totalmente descolocado: unas eternas y confusas secuencias que provocaron que parte del público fuera abandonando la sala. 
                                                  Uno de los inquietantes "monos fantasma"
Si la primera parte ya la llevaba cogida con alfileres aquí se me exigió demasiado como espectador. Porque ya me diréis qué interés hay en ver a dos mujeres viendo la tele mientras un joven se da una ducha durante 10 larguísimos minutos. Lo primero que piensas después de esos momentos de cine  vacío es que nos están tomando el pelo, que como dice mi amigo José Miguel "esto es una castaña y punto" . Puede que tenga razón, pero algo me dice que todo nos resulta tan ajeno porque no terminamos de entender tanta carga simbólica. Por otro lado, pienso que llevamos muchas pelis a  las espaldas, así que si no entendemos algo no tiene por qué ser un defecto nuestro . Una buena solución sería que su director expusiera su cultura oriental de forma universal, que pueda captarse en todas partes del mundo y poder disfrutar de ella. Siendo tan críptico no sé muy bien cómo vamos a entrar en su película en la otra punta del planeta.
 A lo mejor es eso lo que pretendía, crearnos un gran desconcierto. Puede que aún sea peor, puede que solamente quisiera rellenar metraje para llegar a la hora y media y así reírse de cuatro críticos que se arrodillarán ante él haga lo que haga.
Llegados a este punto ¿Qué vio el jurado del último Festival de Cannes para otorgarle su máximo galardón? ¿Asistieron a un pase con guía explicativa?¿Son unos esnobs o es que yo me estoy volviendo convencional?
 He hecho un repaso por internet de los útlimos diez años del festival y la verdad es que la "Palma de oro" recae casi siempre en películas que me han gustado mucho ("El pianista", "La clase", "La habitación del hijo", "La cinta blanca"...) Así que miré quién componía el jurado de esta edición: Tim Burton, Víctor Erice, Benicio del Toro, Kate Beckinsale, Alexandre Desplat (músico)...Todos reputados profesionales. Insisto, si quisieron premiar algo distinto, vale, pero seguro que en su innovadora decisión cometieron una injusticia con alguna de las películas a concurso.
 Lógicamente, esta vez no me atrevo a recomendarla porque tampoco puedo decir si me gustó o no. Así que... a ver quién es el valiente que va a verla.

domingo, 14 de noviembre de 2010

EN GLOBO POR LA SIERRA DE MARIOLA

Llevaba tiempo buscando un regalo original para mis grandes amigos Alfredo y Paco y creo que fue mi amiga Marly la que me dio esta idea. Siempre me había hecho mucha ilusión poder volar en globo, aunque más que volar, la sensación que  te da es la de estar flotando en el aire a más de 1000 metros de altura. Hemos estado más de un mes guardando el secreto para que la sorpresa fuera máxima y la verdad es que ayer fue un día inolvidable.
El punto de partida era un bar de Bocairent a las 7:30 de la mañana, lo que nos obligó a salir de Valencia a las 6:15. Una vez nos reunimos con los monitores y el resto de viajeros, tomamos un café y emprendimos la marcha. Fue curioso ver y participar del proceso de montaje y preparación del globo. Al principio hacía un poco de frío, pero el entusiasmo contagioso por la nueva experiencia hizo que nos olvidásemos de él rápidamente.
 ¡Mare meua la que nos espera!

 Paco hinchando mofletes mientras el globo se llena de aire
 El momento de la ascensión, viendo como te vas alejando poco a poco del suelo, da un poco de vértigo. Cuando llevas un par de minutos se te pasa el cosquilleo por las piernas, te sientes seguro, y empiezas a disfrutar. Otra de las primeras sensaciones, es el calor que sientes en la coronilla si eres un pelín más alto que el resto. De aquí salió esta broma digital que me ha enviado Alfredo, que nadie se asuste, es un truco:


 El piloto nos iba indicando los nombres de los diferentes picos que se divisaban y llegamos a una altura máxima de 1600m sobre el nivel del mar. Mientras, Alfredo iba retratando con su cámara todo lo que íbamos viendo. Creo que al final del día llevaba más de 350 fotografías.


Después de media hora volando y disfrutando de las vistas, empezó la acción. Nos acercamos a un monte cubierto de pinos y empezamos a volar entre las copas de los mismos. El piloto, Raúl, nos propuso que intentáramos coger alguna piña. No fue muy difícil hacerlo, porque prácticamente nos comimos la copa de un pino. Por lo visto, estaba todo controlado y no fue más que una broma de nuestro profesional piloto. 

 Mostrando con orgullo la piña arrancada

 El aterrizaje fue suave, en un terreno agrícola. De uno en uno fuimos saliendo de la cesta y empezamos a preparar el regreso. La actividad también incluía un brindis con cava y un estupendo almuerzo en Bocairent, donde pasamos el rato charlando con nuestros monitores y el resto de compañeros de viaje. Como broche final, nos dieron un diploma que certifica nuestro viaje en globo aoerostático. Además, nos enviarán fotografías de recuerdo de la experiencia.
Como aún quedaba mucho día por delante, aprovechamos el madrugón y visitamos la bonita localidad de Bocairent así como sus curiosas cuevas. Como se ve en las fotos, el acceso a las diferentes cámaras de las cuevas puede resultar complicado.


  Terminamos la intensa jornada con una visita al carrascal de la Font Roja en Alcoi. Unas vistas impresionantes, de esas que te recuerdan que no hay que irse muy lejos de Valencia para disfrutar de bonitos paisajes. En definitiva, un día que recordaremos siempre y una experiancia más que recomendable.

Si alguien se anima, visitad  http://www.totglobo.com/

viernes, 12 de noviembre de 2010

BON APPÉTIT de David Pinillos: Una BUENA película romántica.


Cada año se estrenan multitud de comedias y melodramas románticos y la mayoría  siguen los mismos patrones. Las hay más o menos buenas pero, salvo algún personaje o situación divertida, muy pocas aportan novedades. La primera película de David Pinillos, "Bon Appétit", no se aleja mucho de los habituales esquemas de "chico-conoce-chica". No va a revolucionar el género, pero algo tiene que no parece salida de una cadena de montaje.
 Más que cumplir con disciplina las reglas de la película romántica, juega con ellas dando al film un toque de distinción. Se nota un esfuerzo en huir de lo previsible, de los personajes caricaturescos y planos, sin necesidad de abandonar el romanticismo en ningún momento . Si a esto le añadimos unos buenos diálogos, un acertado acompañamiento musical y unos actores sobresalientes, el resultado es una película que te hace pasar un rato estupendo.
 La historia de este joven cocinero español que se traslada a Zurich para trabajar en un reputado restaurante , también convenció al jurado del pasado festival de cine español de Málaga. "Bon appétit" se alzó con el premio especial del jurado, el de mejor guión y el de mejor actor para Unax Ugalde.
 En definitiva, que se puede ser sentimental sin ser ñoño, romántico sin ser cursi y esta película es una notable muestra de ello. Recomendable.

martes, 9 de noviembre de 2010

LA ESQUINA


Buceando por el Spotify me encontré una canción del grupo "La habitación Roja" llamada "Entrepinos" . Teniendo en cuenta que el grupo en cuestión es de L'Eliana, era lógico pensar que el título del tema hacía referencia a la urbanización donde he pasado todos los veranos de mi vida desde que nací.
 Desconozco las vivencias que allí puedan haber tenido los chicos de "La habitación roja", hablan de lugares conocidos como las trincheras y las cuevas, así como de amores que no prosperaron. A mí todos esos recuerdos elianeros me conducen a un lugar muy particular: La esquina
 La esquina no tenía ningún encanto como lugar, no era más que un simple cruce entre dos calles como podría ser cualquier otro. Quizás su elección se debía a la proximidad de las casas de nuestros padres. La esquina empezó a ser un punto de encuentro del grupo desde nuestra temprana adolescencia. Primero fue ocupada por bicicletas, luego por motos y finalmente por coches. Durante unos 15 años la esquina pasó de ser un sitio en el que quedar hasta ser todo un sello de identidad. Con el tiempo pasamos a ser "los de la esquina" o a añadir el término "esquina" al nombre de alguien para evitar confusiones con otras personas. La acera de la esquina fue testigo de primeros amores, de inicios de grandes amistades, de peleas y discusiones, de canciones, risas y momentos de embriaguez. Aunque fuimos ruidosos, la mantuvimos bastante limpia, a pesar de que muchas veces íbamos allí con la silla plegable en una mano y la cena de casa en la otra. En todo su tiempo de ocupación no tuvimos muchas quejas de los vecinos, ya que la mayoría eran nuestras propias familias.
El grupo fue aumentando en integrantes, muchos de ellos ajenos a Entrepinos, pero el núcleo geográfico permaneció inalterable. Es incontable la galería de personajes que pasaron fugazmente por la esquina: acogíamos sin problemas al primero que por allí se dejara caer. Algunos de ellos se quedaron con nosotros, otros son motivo de anécdotas revividas una y otra vez en las habituales quedadas de la actualidad.
 Otro gran valor de la esquina ha sido su capacidad de mantener unidas a personas que no tienen mucho que ver entre sí. Desde los 12 años hasta la actualidad cada uno ha evolucionado a su manera. Es probable que si nos conociéramos ahora, algunos de nosotros no tendríamos mucha afinidad, pero el hecho de haber compartido esa calle durante tanto tiempo crea un vínculo especial.
 La esquina murió como punto de encuentro pero no como concepto. Ahora creo que vuelve a ser un simple cruce, reinará el silencio y no habrá restos de nuestros asentamientos nocturnos. No hay nostalgia porque no creo que cualquier tiempo pasado fuese mejor y también porque ese lugar forjó un  sólido grupo de amigos que aún perdura .

 A todos los de la esquina
Canción "Entrepinos" de La habitación Roja

domingo, 7 de noviembre de 2010

BICIFESTACIÓN

Reconozco que me apunté a este evento sin saber el motivo de la protesta. La idea de dar una vuelta en bici el sábado por la mañana con mis amigos ya era suficiente aliciente. Los ciclistas urbanos convocados por Acció ecologista Agró y el colectivo Valencia en bici, reclamaban un carril bici por las grandes vías de la ciudad de Valencia, aprovechando su futura remodelación.
Aunque admito que debería usar más mi bicicleta por la ciudad, es cierto que falta comunicación y un mejor trazado en los carriles de Valencia. Un carril que circulara por estas arterias principales de la ciudad sería una buena solución. Además, ya que Valenbisi está teniendo una buena acogida, los valencianos estamos demostrando que nos gusta usar la bici cada vez más. Por esta razón sería lógico que tuvieran en cuenta lo que ayer se exigía. 

 Imagino que los convocantes intentaron negociar un recorrido de más impacto de cara a la protesta, pero el resultado fue un trayecto un poco corto. Tampoco creo que fuera muy molesto para el escaso tráfico de los sábados por la mañana. 
 La marcha discurrió tranquila, los más de 600 manifestantes circularon entre gritos que exigían su demanda y otros más ingeniosos como "los coches oficiales que vayan a pedales". Sin contar las rimas que se inventaba mi amigo Paco, dando a la protesta un toque más poético.
Justo en el último tramo, en un momento donde la escolta policial no estaba, un conductor nervosito no tuvo la paciencia de esperar cinco minutos y se creó un tenso enfrentamiento. Afortunadamente el conflicto no fue a mayores. Cuando el coche pudo pasar, hizo chirriar bien sus ruedas sobre el asfalto, demostrándonos a todos que no era más que un simple macarra al volante. Lástima que abunden tantos por esta zona...
Al finalizar el evento, regresé a casa dando una vuelta por el cauce del río y así terminé de aprovechar la mañana con el firme propósito de usar más mi estupenda bicicleta. Por cierto, la próxima bicifestación está convocada para  el 11 de Diciembre.



martes, 2 de noviembre de 2010

ZEITOUN de Dave Eggers




El último libro del norteamericano Dave Eggers nos cuenta la historia real de Abdulrahman Zeitoun, uno de los llamados héroes anónimos del Katrina. Tras el paso del huracán y la posterior inundación de la ciudad de Nueva Orleans, Zeitoun se dedicó a navegar por las calles con su canoa, mientras su mujer e hijas habían accedido a abandonar la ciudad unos días antes. Zeitoun consiguió ayudar a numerosas personas, la mayoría ancianos, les rescataba y les llevaba a zonas de evacuación. Durante su particular aventura, fue testigo de la violencia de los saqueos, del deterioro de la ciudad y de la poca efectividad de las autoridades.
 A medida que avanza el libro, el lector va descubriendo los detalles escandalosos de la vergonzosa actuación del gobierno de George W. Bush ante la catástrofe. La narración consigue ser angustiosa cuando se produce la injusta e ilegal detención de Zeitoun por parte de los militares... supongo que habréis caído en la cuenta de que Zeitoun es musulmán.

Abdulrahman Zeitoun y su familia

 "Zeitoun" es un libro que que se disfruta especialmente por el hecho de ser un impactante testimonio real, un exhaustivo documento que saca a la luz aspectos de una historia que no todos los norteamericanos quieren aceptar. Este es el gran valor de este libro y lo que hace que su lectura sea necesaria, sin desmerecer, por otro lado, a su notable calidad literaria.  Además, el libro ofrece una visión de la religión musulmana alejada de fanatismos que desvirtúan su interpretación y sobre todo, muy cercana en sus enseñanzas a las creencias de la Norteamérica blanca y cristiana.
En definitiva, un libro muy recomendable para todo tipo de lectores.

Por cierto, según he leído por la red, Jonathan Demme (El silencio de los corderos) planea llevar esta novela al cine pero como película de animación. Supongo que es más fácil de esta manera recrear Nueva Orleans anegada y devastada.

martes, 26 de octubre de 2010

LOS BOCAZAS

 Un bocazas es una persona encantada de conocerse a sí misma, por eso suelta opiniones con seguridad y un tono de voz más elevado de lo normal, pues considera generoso que sus sentencias lleguen a todos los oídos posibles. Su incontenible verborrea abarca un amplio ramillete de comentarios: análisis pedantes, frases pretendidamente agudas, obviedades aplastantes, inoportunas meteduras de pata, opiniones políticamente incorrectas (como aquellas que empiezan por "yo no soy racista pero..") o simplemente soberanas estupideces. Son especialistas en dejar patente sus virtudes en todo tipo de lugares pero quizás su área preferida son las colas, y a ser posible, las colas de un cine. En ocasiones simplemente pretenden impresionar a su acompañante, lo que puede llegar a excusarse. Otras veces, sencillamente, forma parte de su naturaleza.
 En estas situaciones, sus comentarios atacan por la espalda, salpican tu nuca y rara vez puedes poner cara al sujeto en cuestión. Quizás esta escena de "Annie Hall" sea la que mejor refleja este momento, sobre todo por el gustazo que da ver su desenlace.


 También hay que reconocer que nadie es perfecto, que todo es relativo, y eso me lleva a una preocupante conclusión:  probablemente lo que más miedo da de la existencia de los bocazas, es que existe la remota posibilidad de que alguien ajeno a ti y en alguna ocasión, haya pensado que tú estabas siendo uno de ellos... Quién sabe.



FINCHER GANA A KIAROSTAMI


Esta semana he podido ver dos películas bien distintas y muy bien valoradas por la crítica: "Copia certificada" de Abbas Kiarostami y "La red social" de David Fincher.

                                           
Mi opinión de la primera dista bastante de la de los críticos: Un hombre y una mujer de mediana edad charlan por la Toscana y discuten, principalmente, si una buena copia es mejor que un original mediocre. Dándole vueltas a qué es la originalidad y lo que debe valorarse de ella, los personajes empiezan a presentarse de forma cambiante, como si su tema de discusión se apoderara de ellos. El caso es que yo no terminé de entender qué es lo que trataban de contarme, lo que me hizo sentir bastente estúpido, y por el camino me invadía el tedio. Ni siquiera una estupenda Juliette Binoche (premiada en Cannes por esta peli) me sacaba del aburrimiento ni de la típica somnolencia de la noche de los lunes. No se me ocurre nadie a quien recomendar esta peli, pero si alguien la ve y es capaz de disfrutarla, por favor, que me explique su visión de la película porque yo me quedé totalmente descolocado.


Todo lo contrario me ha pasado con "La red social" de David Fincher, una peli que desde su arranque ya demuestra todas sus virtudes. La película sobre el proceso de creación de Facebook contiene unos diálogos brillantes, y una dirección que presenta de forma muy atractiva una historia que puede resultar compleja para un sector del público. Me ha extrañado ver en la sala a bastantes personas que pasaban de los 70 años...¿Estaban perdidos o es que las redes sociales de internet han captado a todas las edades?
Fincher consigue una historia llena de ritmo, combinada con una acertada banda sonora y eficientes intérpretes, todo ello sólidamente respaldado por el impecable guión de Aaron Sorkin. Quizás los mensajes evidentes de la soledad del triunfador o la importancia de la amistad sobre el dinero son previsibles, pero también necesarios y lógicos. Además, Fincher se preocupa de no recrearse en exceso en aspectos emotivos. Recomendable, sobre todo para los usuarios de redes sociales y demás virguerías de internet.

domingo, 24 de octubre de 2010

UNA NOCHE ESPECIAL

 No todos los días uno recibe un premio. No todos los días uno tiene un micrófono delante para poder expresar agradecimiento. No todos los días uno siente el subidón de recibir aplausos. Anoche en Quart de Poblet viví un momento muy especial y que tendré siempre en mi recuerdo.
 Hace año y medio escribí sin ningún afán concreto un guión para un cortometraje.  Mi historia "Tengo algo que contaros" fue pasando por varias versiones, recibiendo los indispensables consejos técnicos de mi primo Kurro González y los de todos los amigos y familiares que lo iban leyendo. Me encontré de casualidad con la web del veterano  festival de cortometrajes "Quartmetratge" de Quart de Poblet y vi que contaba con un concurso paralelo de guiones. Como no tenía nada que perder, lo ajusté a las bases y lo envié.
 Meses después, recibí una llamada que me decía que mi guión había gustado al jurado y que iba a recibir el 2º premio. Os podéis imaginar la alegría. Cuando uno se siente un novato en el complicado arte de escribir, que alguien con criterio y ajeno a mi entorno considere que lo que he hecho está bien, es una auténtica inyección de ánimo y autoestima.
 Ayer hablé con mucha gente, me sentí marciano y un poco intruso en un planeta de cineastas que vivían de los cortos y de hacer carrera de festival en festival. Yo no tengo la osadía ni la formación de lanzarme a dirigir, así que como dejé claro en mi discurso desde el atril, me encantaría que alguien se interesara por el guión y verlo en imágenes. Quién sabe... Yo, mientras tanto, sigo escribiendo. Acabo de terminar un relato y tengo un nuevo guión en el horno.
 Muchísimas gracias a las casi tres filas de acompañantes que me arroparon y aplaudieron en la entrega de premios: Alfredo, Paco, Nieves, Elena, Marta, Casto, Patricia, Juanjo, María, Javi, Nina, el pequeño Iván (qué bien se portó) Laura, Sandra y Marta. Y por supuesto a mis padres, pero éstos ya tuvieron su emotivo y particular agradecimiento desde el escenario.

Un servidor con su premio, al fondo el actor Sergio Caballero, estupendo presentador de la gala.

martes, 19 de octubre de 2010

LA MOSTRA DE VALENCIA


La Mostra de Valencia lleva años intentando hacerse un digno hueco en el mundo de los festivales de cine. Ha pretendido captar al público con diferentes estrategias y cambios de rumbo, pero parece que nunca termina de despegar. La novedad de este año ha sido dejar de ser un festival de cine del Mediterráneo para ofrecer una sección oficial a concurso de películas de acción y aventura. A ver si centrándose en un género consiguen ser un referente como Sitges lo es con el terror... No sé.
 De todas formas, hoy he asistido al pase de una de las pelis a concurso y me ha gustado ver el ambiente festivalero: salas llenas, aficionados que solapan unas pelis con otras, recomendaciones entre la gente mientras hacen cola... He sentido mucha nostalgia. Todo ello me ha  recordado a mí mismo hace unos años, cuando acudía anualmente al Festival de San Sebastian y vivía unos intensos, maravillosos y maratonianos días de cine. Ahí sí que sentías que la ciudad entera se implicaba con su festival.
 La película en cuestión era "En el centro de la tormenta", un irregular thriller policiaco con Tommy Lee Jones . El film no pasa de entretenido, a pesar de que detrás de la cámara está nada menos que Bertrand Tavernier, director de una de mis películas preferidas: "Hoy empieza todo" .
 Así pues, aunque sé que mi pequeña contribución de hoy no va a relanzar la Mostra, por lo menos puedo decir que ha habido un festival de cine en mi ciudad y le he hecho algo de caso.

miércoles, 13 de octubre de 2010

YA TE LO DECÍA ELENA...


LA VERDADERA HISTORIA DEL CRUASÁN

 Mi amiga Elena, probablemente la más cosmopolita y políglota del grupo, nos contó hace tiempo la verdadera historia del origen del cruasán. Este fin de semana,  la hemos recordado y confirmado ( aunque nunca dudamos de ella... sólo para hacerle rabiar) al verla en una revista de una conocida compañía aérea de bajo coste.
 Todos pensamos que el cruasán (croissant en francés) es un bollo de origen galo, pero no fue introducido en estas tierras hasta el SXIX cuando un oficial austriaco lo empezó a ofrecer en una panadería de estilo vienés que inauguró en París. Así es, el cruasán es de origen austriaco y su creación se remonta al siglo XVII. En aquella época, el imperio otomano asediaba Viena. La invasión de la capital austriaca era un hueso duro de roer para los turcos e idearon un plan supuestamente infalible. Aprovechaban las noches, mientras la ciudad dormía, para cavar diversos túneles subterrráneos de acceso a la ciudad. De este modo, sorprenderían a los vieneses con un ataque desde el subsuelo.

 Con lo que no contaban las tropas otomanas era con el gremio de los panaderos: incansables trabajadores nocturnos y muchos de ellos, acostumbrados a trabajar en sótanos. Por lo visto, los extraños ruidos de los turcos abriéndose paso por las improvisadas galerías subterráneas, alertaron a los panaderos de Viena. Éstos avisaron con urgencia al ejército austriaco ante la inminente invasión. Así pues, cuando los turcos aparecieron desde las entrañas de la ciudad se encontraron con la sorpresa de verse a todo el ejército vienés dispuesto a impedir el ataque. Por descontado, la ciudad quedó una vez más libre de los otomanos y el rey Leopoldo I colmó a los panaderos con todo tipo de honores y privilegios. Los nuevos héroes de la ciudad agradecieron el gesto elaborando unos bollos en forma de media luna para mofarse de los turcos y celebrar su victoria. Y evidentemente, estos bollos son lo que ahora conocemos como cruasanes.
Gracias Elena por nutrirnos de estas curiosas anécdotas.

miércoles, 6 de octubre de 2010

ALLÁ USTEDES




Fernando León sorprendió en su día con "Familia", convenció con "Barrio" y me entusiasmó con "Los lunes al sol". Su cuarta película "Princesas" me gustó bastante pero ya supuso un pequeño paso atrás. Lamentablemente, con "Amador" no ha remontado el ascenso.
 La película narra la historia de una inmigrante, Marcela, que comienza a trabajar cuidando a un anciano para afrontar sus apuros económicos. Tras unos días de convivencia mutua, surge un dilema moral que marca el rumbo de la historia.
  La película funciona muy bien como retrato de la inmigración y se transmite perfectamente la angustiosa situación de su protagonista. Es en el desarrollo y resolución de la trama principal donde veo demasiados "peros", me surgen demasiadas preguntas cuya respuesta se debe a pequeñas trampas de su autor. Este asunto me impide entrar de lleno en la película y algunos detalles me empiezan a resultar poco creíbles, impostados, como forzados para que todo salga de una determinada manera. Sólo me compensan sus magníficos intérpretes, en especial Magaly Solier (La teta asustada), el breve papel de Sonia Almarcha (La soledad) o la comicidad de Fanny de Castro. Finalmente, el resultado es de simplemente aceptable.
 Soy consciente de la nula o escasa influencia de mi blog en la gente, pero por si acaso, no me gustaría que nadie dejara de ir a verla tras leer este comentario. El resto del público de la sala pareció quedar muy satisfecho con la película, así que será cosa mía, que soy un bicho raro... Allá ustedes.



lunes, 4 de octubre de 2010

"LO QUE ME QUEDA POR VIVIR" de Elvira Lindo


 Antonia es una joven que trabaja como guionista en el Madrid de la década de los ochenta, pero ésta no es una novela sobre el fenómeno de la movida madrileña. "Lo que me queda por vivir" nos presenta a un personaje femenino, con bastante carga autobiográfica, que se tiene que ir abriendo paso ante varios frentes abiertos: una maternidad algo prematura, una  difícil separación, la soledad y  los fantasmas de un pasado que parecen condenados a instalarse en el presente.
  Durante toda su lectura, la autora va alternando anécdotas, saltando en el tiempo sin un orden aparente. Este hecho genera un poco de desconcierto y no sabes bien qué es lo que te están tratando de contar concretamente. Ahora bien, una vez terminada, el bombardeo de pasajes, algunos de ellos geniales, se acaban asentando y la novela toma cuerpo por sí misma. En general , es un libro que se disfruta, que transita con acierto de las situaciones más divertidas a las más amargas y emotivas. Además, en esta obra se presenta un profundo análisis psicológico de su protagonista que, al relacionarla inevitablemente con la autora, te da que pensar que más que una novela, es un valiente ejercicio de autoconocimiento y al mismo tiempo de desnudez ante el lector.
 Yo sólo conocía a Elvira Lindo por sus ingeniosas columnas en El País y por sus guiones para el cine. Siempre me ha gustado su estilo sencillo y ocurrente. En este libro, queda bastante patente la que considero que es su gran baza a la hora de escribir, aunque en algunos tramos, a la hora de profundizar en el personaje de Antonia, retuerce algunas frases de forma innecesariamente complicada. Pegas totalmente perdonables en un libro notable y recomendable.

domingo, 3 de octubre de 2010

"ENTERRADO" de Rodrigo Cortés


  Como os habréis dado cuenta, he puesto el título de la película en castellano y no he utilizado el  inglés "Buried", que es como la están promocionando. El otro día comprobé las extravagantes y diferentes maneras de pronunciar "Buried" que tenía la gente al pedir las entradas en la taquilla y las confusiones que esto generaba con el personal que le atendía. Vamos, que todos acababan diciendo: "Dame dos para la del enterrado". Resulta curiosa esta decisión de la distribuidora ¿No quieren que la gente sepa que es una producción española? Y si es así ¿Por qué luego sí recurren a traducciones imposibles y chapuceras en otros títulos? En fin... Para mí "Buried" es y será "Enterrado"


  La película transcurre dentro de un ataúd bajo tierra en algún punto de Irak, donde un norteamericano ha sido secuestrado. Con esta premisa y para que la idea funcione, se han de reunir algunos requisitos:
-Un guión que aproveche al máximo todas la posibilidades argumentales que se deriven de tan limitado escenario y que sepa sorprender con nuevos recursos a medida que va agotando los anteriores.
-Una dirección que sepa dosificar la tensión y mantenga al espectador implicado durante la hora y media de metraje.
-Un actor que resulte convincente ya que lleva todo el peso de la película.
 Pues bien, "Enterrado" cumple muy dignamente con todos estos requisitos. La película te mantiene en vilo y contiene algunas secuencias de infarto, quizás pueda resultar agobiante y claustrofóbica para el público más sensible.

Ryan Reynolds interpretando el papel que seguramente marcará su carrera

Además, desde su reducido ataúd, "Enterrado" va más allá y vierte una contundente crítica a la vergonzosa e intencionada desinformación que, sobre la invasión de Irak, mantiene el gobierno norteamericano sobre su población. Del mismo modo, también aprovecha para dejar patente la crueldad de determinadas empresas con sus trabajadores. En defintiva, una película sorprendente y muy acertada en todos sus aspectos. Recomendable.

viernes, 1 de octubre de 2010

PREESTRENO: "Abel" de Diego Luna


Tras el abandono de su padre, el pequeño Abel sufre un trastorno mental que le impide hablar con su familia. Después de una larga temporada en el hospital, Abel vuelve a su humilde hogar con su madre y sus hermanos y decide adoptar el rol de hombre de la casa ante sus familiares. Asombrados pero contentos de ver que vuelve a hablar, su madre y sus hermanos le siguen el juego y Abel comienza a ejercer de singular padre de familia. El problema llega cuando un día, inesperadamente, el padre vuelve a casa...

El actor Diego Luna, director de "Abel"

 Este es el original planteamiento de la primera película como director del actor Diego Luna. Una historia muy curiosa, con estupendos intérpretes (incluidos los niños), que combina momentos cómicos con otros marcadamente dramáticos y que en general, se disfruta cómodamente durante su hora y media de metraje. Sólo le veo dos inconvenientes: el primero no es culpa de la película, ni de nadie, pero al estar hablada en español de Méjico hay diálogos en los que no pudimos entender casi nada y había que echar mano de la intuición. Ya lo dijo Buenafuente en los Goya hablando sobre las películas argentinas, se tardan unos 15 minutos en acostumbrarte al acento y a algunas expresiones. Mi amigo José Miguel va un poco más allá y propone subtítulos en todas las películas latinoamericanas. En cuanto al segundo inconveniente, este sí es cinematográfico, me hubiera gustado un final algo menos convencional, menos frío, la estupenda historia de Abel así lo merecía.
 A pesar de esto, "Abel" es un notable debut y una recomendable película.