lunes, 31 de agosto de 2009

Verano muerto


Como en el comienzo de Sunset Boulevard de Billy Wilder (Aquí horriblemente llamada El crepúsculo de los dioses) el cuerpo de un cadáver flota en una piscina. Es mi verano que ha muerto, una muerte natural por vejez, porque ya no se podía alargar más. De haber sido así, alguien lo habría asesinado antes. No faltarían sospechosos para el crimen
Mi verano ha tenido una buena vida, con el tiempo ha ganado en intensidad de actividades después de una tímido comienzo. He hecho todas las visitas que quería hacer y he aprovechado todas las excursiones y viajes que se me han presentado. Ha habido un poco de cine, mucha lectura y menos deporte del que necesito. También ha habido tiempo para reflexionar y desarrollar ideas para el próximo curso (Mido el tiempo en cursos y no en años por deformación profesional). Un estupendo verano que me ha dejado hoy 31 de Agosto y que despido muy satisfecho. Descanse en paz.
Me consta que muchos pensarán que ya iba siendo hora y no les falta razón: siento que necesito algo de rutina diaria. Sé que no ir a trabajar desde el 1 de Julio provoca reacciones de ira y envidia por parte de algunos sectores de mi entorno. Os digo lo de siempre, es el camino que yo elegí y nadie me regaló nada... Haberlo elegido vosotros también.
El caso es que después de estos dos meses estoy lógicamente con las pilas más que recargadas y con los ánimos por las nubes. Cada año empiezo el nuevo curso con ilusión y entusiasmo y esta vez no es para menos: tengo la impresión de que voy a poder hacer cosas muy interesantes en mi nuevo centro, a juzgar por lo poco que vi en mi primera visita. Ya veremos como son los alumnos...

jueves, 27 de agosto de 2009

Lecturas de verano 5.


"Los Rebeldes" de Sándor Márai

Cuatro jóvenes unidos por las circunstancias más que por la amistad, se enfrentan a su último verano de adolescencia antes de marchar al frente. La Primera Guerra Mundial es su inevitable destino. Un destino que no entienden ni quieren vivir. Aprovechando las vacaciones tras finalizar el bachillerato deciden construirse un mundo propio ajeno al control de los adultos y buscando una libertad que sólo se consigue transgrediendo todas las normas del estricto mundo del que proceden.
Más que la historia en sí, lo que deja huella de este libro es la forma en que está escrito: el detallismo de las descripciones o lo bien trazados que están los personajes, hacen que su lectura sea un auténtico placer. Aunque algunos pasajes puedan resultar injustificadamente largos y densos, otros en cambio se releen para "saborearlos" mejor.
Para entendernos os dejo un magnífico fragmento donde describe la sensación de lejanía que se tiene en la ciudad de los protagonistas con respecto a la guerra:

En la ciudad, lejos del frente, bajo el manto protector del silencio que tendían las montañas circundantes, la vida continuaba. No obstante, como si llegasen a través de una misteriosa red de arterias y vasos capilares, algunos efectos de la guerra la alcanzaban. Era como si una gigantesca e invisible burbuja succionara la vitalidad de la ciudad, y dejara, a cambio, la atmósfera de las trincheras, esos miasmas pestilentes que, aunque llegasen filtrados y diluidos desde el frente, aún tenían suficiente potencia para paralizar los miembros, quemar los pulmones y matar a los más débiles.

Escapada












Siempre que el bolsillo lo permita, unas vacaciones necesitan de un viaje, por pequeño que sea. No es necesario tampoco cruzar ningún océano ni hacer grandes preparativos ni reservas. Sin otra ambición que la de dejarnos llevar, salimos rumbo a Asturias pasando previamente por Ávila, Salamanca y Zamora.
Avila gustó, aunque no entusiasmó. Estuvo bien que fuese la primera, así la ilusión del primer día evitó comparaciones posteriores. Lo lógico sería dejar para el recuerdo su muralla, pero me voy a permitir la bestialidad de quedarme con el chuletón. Lo siento. Y es que después vino Salamanca, donde pasamos la primera noche y el día siguiente. De Salamanca me quedo con todo: su impresionante Plaza Mayor, la catedral y todos y cada uno de sus rincones. Creo que después de San Sebastián es la ciudad más bonita de España. De la monumentalidad de Salamanca pasamos a Zamora. Zamora fue la sorpresa: su enclave junto al Duero, la catedral , el hábilmente conservado castillo y su centro histórico, nos dieron para algo más de dos intensas horas de visita relámpago.
Tras atravesar un túnel de camino a Asturias todo cambió de repente: bajó la temperatura, nos invadió la niebla y el paisaje pasó de llano y seco a verde y montañoso. Estábamos llegando. En una aldea de montaña llamada Barrea, situada junto a un lago y muy cerca de Oviedo, nos esperaban nuestros anfitriones: Elena y sus padres, Ricardo y Ángeles.
A partir de ese día nos dedicamos de lleno a la región asturiana: Oviedo, una ciudad elegante y detallista, muy cuidada o Avilés, con sus calles y plazas porticadas y su estupendo parque. Aunque nuestro objetivo principal fueron las playas: hicimos una ruta por las playas de la parte más occidental de la provincia, asombrados por los impresionantes acantilados y playas donde el bosque frondoso (no un simple pinar con algún arbusto) se confunde con la arena y donde ningún horrendo bloque de apartamentos interrumpe la visión del paisaje en ningún momento. Entre playa y playa se encuentran pequeños pueblos pesqueros como Cudillero o Luarca, de obligada visita. Nuestra única incursión en la parte más oriental fue la experiencia más divertida del viaje: bajar en canoas el río Sella desde Arriondas a lo largo de 16 km. Seis horas remando con paradas para reponer fuerzas, algún accidentado momento y sobretodo un paisaje increíble.
En un viaje no sólo se disfruta del paisaje, también tenemos la gastronomía. La sidra y su ritual al que nos adaptamos enseguida con algún que otro percance, los pasteles como los carballones o platos como el Cachopo, nos han hecho venir con algún kilo de más a Valencia.
Lo bueno de ir a todos los sitios con alguien de la zona es que no solamente te quedas con lo que se pretende que perciba un turista. Además de estar mejor informado a la hora de elegir un sitio u otro tienes un punto de vista interno que te hace conocer y comprender mejor la tierra que estás pisando.
En definitiva, ha sido una fantástica semana en la que todo ha salido perfecto: el clima ha acompañado cuando lo hemos necesitado y los días han cundido más de lo que teníamos previsto. Aunque es cierto que uno deja Asturias con la sensación de que queda mucho más por ver. Tendré que volver. Aquí dejo la ruta del viaje.
Día 1: Valencia-Ávila-Salamanca
Día 2. Salamanca-Zamora-Barrea-Oviedo
Día 3: Barrea-Avilés-San Juan de Nieva-Xagó-Cabo Peñas-Perlora
Día 4:Barrea- Cudillero-Cadavedo-Otur-Luarca-Oviedo
Día 5: Barrea-Arriondas-Descenso río Sella-Ribadesella
Día 6: Barrea-Oviedo
Día 7: Barrea- Madrid (Ikea)-Valencia.
Gracias a Alfredo por sus fotos, a Paco por los vídeos y por su GPS incorporado y a Elena por su generosidad. Gracias a los tres por ser unos inmejorables compañeros de viaje. ¡PUXA ASTURIES!

martes, 18 de agosto de 2009

Escenas memorables 5.

Érase una vez en América. Sergio Leone. 1984.

Patsy forma parte de un grupo de jóvenes delincuentes de Nueva York en los años veinte. Todos son de familias más que humildes y sú única forma de prosperar en el mundo en el que viven es haciendo pequeños robos y estafas. Con el tiempo se convertirán en una auténtica banda de gangsters, pero a mí me gusta más la primera parte de la película. En esta escena, Patsy se gasta sus ahorros en un pastel de merengue para regalárselo a Peggy, una vecina que se gana la vida satisfaciendo el despertar sexual de los chicos del barrio. Patsy piensa que Peggy no va a poder resistirse ante tan delicioso regalo. Mientras espera en su puerta, parece que el hambre puede más que el sexo. Una entrañable escena de esta obra maestra de Sergio Leone, con una de las mejores composiciones del gran Ennio Morriccone.
video

Volver


















Mi amiga Ana Reig dice que soy un sentimental cuando con nostalgia hablo de mis años como profesor interino en el sur de Alicante. No es que aquí no esté bien, ya se sabe que como en casa en ningún sitio, pero los tres años que allí pasé han dejado una huella, a día de hoy, imborrable. Más que el entorno en sí, una zona amenazada gravemente de desertización, retengo en mi memoria, al variado grupo de gente que conocí y las anécdotas que allí viví.

Algunos nos seguimos viendo habitualmente, otros han quedado distanciados geográficamente. Pero hay ocasiones en que la amistad puede a los kilómetros y necesitas hacer una visita para ponerte al día y no perder el contacto. Por eso, este fin de semana lo he pasado en una , digamos insólita, urbanización alicantina, visitando a mis amigos Marly y Javi en su nueva y espectacular casa. Un fin de semana de risas, música, playas con dunas protegidas, copiosos manjares, absurdos vídeos y sobretodo, invisibles piscinas. Ser invitado en casa de Marly y Javi es como estar en un hotel de cinco estrellas o en un restaurante de cinco tenedores, y cinco más cinco suman 10, sobresaliente. Si mi michelín (en retroceso) diera para una guía, la posada de Marly y Javi tendría su estrella sin dudarlo. Gracias chicos, ya sabéis que el próximo es aquí en Valencia, os espero. Fuerte abrazo.

miércoles, 12 de agosto de 2009

TEMAZOS 2.


"Promesas que no valen nada" Los piratas.


Esta canción del gran Iván Ferreiro apareció por primera vez en el disco "Poligamia" de 1995 y es probablemente la más representativa del grupo. La letra nos recuerda que por mucho que nos empeñemos, no podemos desligarnos de los sentimientos tan fácilmente. Así que, aunque insistamos en hacer promesas, éstas se irán "como lágrimas en la lluvia". Además, la canción incluye al final un homenaje a "El último de la fila". Genial.






martes, 11 de agosto de 2009

Escenas memorables 4.





"Nueva York era su ciudad y siempre lo sería". Manhattan. 1979

Dentro de unos días se cumplirá un año de mi anhelado viaje a Nueva York. El cine que he consumido desde la infancia y sobretodo el de Woody Allen, es el gran culpable de que durante toda mi vida haya idealizado esta ciudad y que visitarla fuera lo más parecido a un sueño cumplido. El peligro de idolatrar algo o a alguien es que la decepción puede ser una caída en picado... pero no sé quién puede sentirse decepcionado con Nueva York. Tengo decenas de recuerdos de imágenes y momentos de aquel viaje que guardaré para siempre. Si tuviera que elegir uno, probablemente sería el de cruzar paseando el puente de Brooklyn hacia Manhattan mientras anochecía y todos los rascacielos iban iluminándose poco a poco.

De regreso a casa, mantuve la absurda idea de volver cada diez años a Nueva York hasta que muriera o me fuera imposible... Creo que no podré esperar tanto.

Aquí os dejo la escena de apertura de la peli "Manhattan" de Woody Allen. Sin duda, el mejor comienzo que pueda tener una película.
Dedicada especialmente a Miriam, Nuria, Manolo, Paco y Alfredo.

http://www.youtube.com/watch?v=s1T0lqdxbZU

domingo, 9 de agosto de 2009

Lecturas de verano 4.




La Carretera de Cormac McCarthy

En un futuro donde el planeta está completamente arrasado y cubierto de cenizas, un padre y su famélico hijo atraviesan el país buscando zonas más cálidas. El hambre y el frío no son sus únicos problemas: existen personas que han optado por el canibalismo para sobrevivir y pretenden "cazar" a los protagonistas. Este es el planteamiento de la estremecedora novela "La carretera" de Cormac McCarthy, un muy angustioso relato donde más que una huída y una desesperada lucha por la supervivencia, nos cuenta el amor y la protección de un padre hacia su hijo.

Durante su lectura realmente se sufre el padecimiento de los personajes, tanto es así que te planteas dejar de leerla en algún pasaje que otro. Quizás la curiosidad de conocer el desenlace o quizás porque objetivamente es una historia muy bien escrita y estructurada, llegas al final del libro totalmente sobrecogido. Creo que pocas veces un libro me ha conmovido tanto.

No voy a negar que como obra literaria es más que recomendable, pero reconozco que la crudeza y realismo con la que está narrada hacen que no sea apta para todo tipo de lectores.

miércoles, 5 de agosto de 2009

TEMAZOS 1.


En un primer momento pensé iniciar esta sección de temazos con la mejor canción de la historia: Bohemian Rapshody. Hubiera sido lo más lógico. Pero he preferido poner un tema de Freddie Mercury que me gusta especialmente: In my defence. Esta canción, compuesta por Mercury y Mike Moran salió en el disco póstumo "The Freddie mercury album" en 1992. Una canción en la que ya va dando indicios de su fatal destino, aunque no de forma tan explícita como en Show must go on. Por encima de sus extravagancias y excesos, la letra nos recuerda que él simplemente era un cantante con una canción.


video

lunes, 3 de agosto de 2009

Escenas memorables 3.

El Padrino, Francis Ford Coppola, 1972.
Así se las gasta Don Vito Corleone. Quien ofende a algún miembro de su familia o bien impide que prospere, ya puede considerarse sentenciado. Ya se lo dijo a su hijo Michael :"Ten cerca a tus amigos, pero mucho más cerca a tus enemigos", consejo que no tuvo en cuenta este señor que muestra tan orgulloso su nuevo caballo. Podría poner docenas de escenas de El Padrino, pero recuerdo que ésta me marcó especialmente cuando la vi de pequeño. Disfrutadla.
video

Valencia en bici 3.











La ruta de hoy tenía como objetivo el puerto: atravesando los jardines de las Grandes Vías y el no muy cómodo carril bici de la Avenida del Puerto se llega en poco tiempo a la meta planificada. El problema es que circular por el carril bici del puerto con sus eternas obras y obstáculos por los preparativos de los inminentes eventos de la fórmula uno se convierte en un agobio más que en un tranquilo paseo. Entre los vulgares pabellones de la pasada Copa América, resiste el tinglado nº2 que según la prensa local, va a ser habilitado como sala de conciertos. A ver si así se compensa la reducción de espacio que sufrió el Greenspace. A pesar de todo, hay algún rincón salvable y atractivo para circular, como la zona que rodea al edificio "Veles e vents", aunque mi recomendación alternativa en ese mismo lugar es otra bien diferente: un paseo por El Grao y El Cabanyal donde vale la pena acercarse a ver algunas casas que son auténticas joyas. Una de ellas, la casa donde vive mi tía Mila y donde vivió mi madre hasta que se casó (Última foto)

domingo, 2 de agosto de 2009

¡Aquí no hay playa!




Es bastante frecuente asociar el verano con la imagen de la playa y todas sus virtudes: encontrar un sitio adecuado, hundir los pies en la arena y escuchar el relajante sonido de las olas al romper en la orilla. Pero cuando uno llega a su piso recién limpio dejando un rastro de arena por donde se pasa, con la sensación de tener sal hasta en el páncreas y la piel requemada a pesar de la protección, entonces ha llegado el momento de tomar una alternativa.

Esta vez, esa alternativa ha sido Montanejos. A poco más de una hora de Valencia, el río Mijares nos ofrece un entorno natural muy atractivo de agua fresca y clara. Un excelente y cómodo sustituto de la playa. El problema es haber ido un sábado y primero de Agosto (Primera foto) Pero si prefieres un lugar mucho menos abarrotado de gente, sólo hay que conducir un poco más hasta el Pozo de las Palomas (Segunda foto). Aquí, hemos pasado un tranquilo día de baño con un poco de lectura, juegos de cartas, saltos al agua desde la roca y lamentables expediciones río arriba. Salvo el "ataque" de una pobre culebra de agua cuya longitud ha sido motivo de debate hasta en la cena, todo ha transcurrido de lo más apacible. De regreso, es obligada la visita al bonito pueblo de Puebla de Arenoso, un lugar muy recomendable para darse un paseo por sus callejuelas. Gracias a Elena, Nico, Reyes, Alfredo y Paco por este estupendo día.

Lecturas de verano 3.


Lecciones de abstinencia de Tom Perrotta.


Una profesora de educación secundaria que a raíz de un inocente comentario, se sitúa en el punto de mira de una estricta comunidad religiosa; Un entrenador de un equipo de fútbol infantil que gracias a la religión ha conseguido abandonar una vida autodestructiva; Un joven introvertido que recibe una supuesta llamada divina y se convierte en el iluminado y fanático líder de un grupo de creyentes... Estos personajes se cruzan en una historia que carga duramente contra la hipocresía y la doble moral de quienes se creen dueños de lo que está bien y lo que está mal. Una crítica no exenta de sarcasmo del mal uso de las creencias en una ficticia comunidad norteamericana. Un libro bien escrito, con personajes bien trazados e interesante desarrollo. Quizás peca de ser un poco previsible pero en conjunto es un libro recomendable y que deja satisfecho. Tom Perrotta había escrito anteriormente "Juegos de niños" , una obra similar a ésta que fue llevada al cine con el horrible título español de "Juegos secretos" e interpretada por Kate Winslet. Una película tan buena como poco conocida en España. Sabiendo esto, mientras he leído "Lecciones de abstinencia" no he podido evitar visualizarla como una futura adapatación al cine poniendo cara de actores conocidos a los personajes principales... tonterías mías.