lunes, 27 de julio de 2009

Valencia en bici 2.

















La ruta de hoy tenía como objetivo el carril bici que atraviesa L'horta Nord. Se puede iniciar el trayecto desde La Gran Vía Marqués del Turia circulando por los jardines. Después hemos tomado el carril por fin en la Avenida de Aragón hasta Blasco Ibáñez . Desde allí nos hemos incorporado al carril que discurre paralelo a la carretera hacia Cataluña adentrándonos en el camino hacia la huerta de Aboraya. El paseo ofrece muchas posiblidades, ya que puedes salir de la ruta marcada y circular entre los campos para poder ver de cerca algunas alquerías.
La huerta es un paisaje frágil, amenazado por el crecimiento urbano y por las intenciones de que la carretera cv 300 la atraviese acabando con ella para siempre. Circulando por este entorno único te das cuenta de la necesidad de proteger paisajes como éste, tan representativos de nuestro patrimonio cultural y ecológico.
A la altura de Meliana hay una pequeña área de descanso donde hemos almorzado y hemos emprendido el camino de vuelta con la intención de regresar otro día para seguir descubriendo la zona.

Escenas memorables 2.



¡Átame! de Pedro Almodóvar 1989.




Un final feliz como pocos se han visto. Marina y su hermana Lola encuentran a Ricky, el secuestrador de la primera, en lo que queda del pueblo donde nació. Marina se ha dado cuenta de que está enamorada de su secuestrador como él lo está de ella y Lola acepta tan insólita relación. Los tres vuelven juntos en coche y cantan "Resistiré" del Dúo Dinámico. Marina se emociona, ve que por fin su vida se ha encarrilado tras un pasado muy turbio. Ricky y Lola tienen un gesto tierno con ella y el coche se aleja camino a casa. Pero para que no todo parezca tan bonito, Lola muestra al espectador una cara de preocupación, de inseguridad por la relación que acaba de empezar. Un final divertido, entrañable, disparatado, con un punto hortera... genial.

http://www.youtube.com/watch?v=U0kq06CJ9Ql


martes, 21 de julio de 2009

Valencia en bici 1.





Al final me he decidido. Ya soy uno más en el creciente número de valencianos que optan por la bicicleta para sus desplazamientos urbanos. Aún con miedo al circular por las calles donde no hay carril bici e intentando no abusar de las aceras, me he lanzado en compañía de mi amigo Alfredo a dar una vuelta por mi ciudad.

Lo sé, la primera ruta no ha sido muy innovadora, pero hemos decidido empezar aprovechando el viejo cauce del Turia, lugar donde solía correr con mi padre cuando era niño y no existían ni parques de cabecera ni ciudades de las ciencias. Alfredo ha aprovechado para sacar fotos de todo lo que podía ser interesante, pensando ya en una próxima exposición. Nunca sabes dónde va a surgir la inspiración.
La ruta ha sido la siguiente:
Inicio en Calle Buen Orden por el carril bici en dirección al río a la altura del Paseo de la Petxina. Una vez en el cauce, hemos dado una vuelta al lago del Parque de Cabecera. Hemos recorrido todo el cauce en dirección a la Ciudad de las Ciencias hasta donde las obras nos han dejado llegar. Allí hemos almorzado (Bocadillos de casa: lomo con queso y zumo de naranja, el de Alfredo sin queso) y hemos continuado de regreso por el otro lado del cauce. A la altura del puente de Serranos hemos pasado al barrio del Carmen y luego hemos callejeado por la zona cercana a la catedral (Plaza Cisneros, Plaza Nules, C/Trinitarios, Almudín...) Hemos vuelto a la plaza de la Virgen y por la Calle Caballeros hemos tomado el camino de regreso a casa.
Algo más de dos horas de trayecto haciendo algo de ejercicio, charlando de esto y de lo otro y no gastándonos ni un euro. Además, el tiempo ha sido bastante aceptable pese a estar acabando Julio.Una estupenda mañana.

lunes, 20 de julio de 2009

Escenas memorables 1.






Cinema Paradiso. Giusseppe Tornatore 1989

No podía empezar esta sección de escenas antológicas con otra película. Cinema paradiso fue a mi adolescencia lo que E.T. a mi infancia, todo un homenaje al cine y a sus aficionados. Probablemente uno de los finales más conmovedores que he visto en mi vida.


Salvatore es un famoso director de cine que acaba de regresar tras pasar unos días en su pueblo natal. El motivo de la visita era asistir al entierro de Alfredo, un amigo de la infancia que fue como un padre para el entonces pequeño Salvatore ("Totó"). La visita ha supuesto un aluvión de recuerdos y personas que había dejado de lado quizás durante demasiados años: su madre, sus vivencias en el viejo cine Paradiso con Alfredo, su primer amor... Pero Alfredo, quien le insistió en que se marchara de aquel pueblo y se labrara un futuro, le ha dejado un último regalo antes de morir: una película con todos los cortes de escenas románticas que el cura del pueblo censuró en su día por ser demasiado indecorosas. Una auténtica colección de besos de cine en una emotiva secuencia y con la inolvidable música de Ennio Morricone.


video

domingo, 19 de julio de 2009

Lecturas de verano 2.


"El factor humano" de John Carlin.

En 1995 la final de la copa del mundo de rugby resultó ser algo más que un triunfo para Sudáfrica. Fue todo un acontecimiento histórico que supuso un punto de inflexión en la maltrecha andadura de la democracia del país. Un logro que consiguió que blancos y negros celebraran juntos algo por primera vez. El rugby, que hasta entonces había sido un símbolo de la opresión blanca y del apartheid, se convertía ahora en un fenómeno que unía a una nación dividida. Este hecho sin precedentes fue posible gracias a un factor humano: Nelson Mandela.

Los que me conocéis bien, sabréis que yo no pondría tanto interés en un libro sobre rugby y no os falta razón. El factor humano va mucho más allá: narra las dificultades por las que pasó Sudáfrica hasta consolidarse como democracia a través de la figura de Nelson Mandela. La historia abarca la última parte de sus 27 años en prisión, su liberación y sus primeras acciones como presidente de la nación.

Más que la humanidad o el carácter sencillo de Mandela, se destaca su inteligencia , su capacidad de negociar y dialogar contentando a todas las partes. Un hombre que fue capaz de convencer al sector blanco más radical temeroso de una represalia negra y asimismo de convencer a los de su raza sobre la inutilidad de la venganza. Un hombre que hábilmente evitó una guerra civil y que consiguió que Sudáfrica fuera motivo de orgullo para todos los que allí viven. El factor humano es un libro apasionante, que te captura desde el principio y no te suelta hasta un desenlace conmovedor. Os recomiendo sin duda este emocionante libro y que nadie espere a ver la versión cinematográfica que está dirigiendo (y seguramente lo hará muy bien) Clint Eastwood con Morgan Freeman como Mandela. ¡A leer todo el mundo!

viernes, 10 de julio de 2009

Crónica familiar


EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE TU VIDA de Rémi Bezançon


Haciendo repaso a nuestras vidas encontraremos algún momento que marcó un antes y un después. No tiene por qué reducirse solamente a un día, ya que la vida puede cambiar en diferentes aspectos. El asunto es que a partir de estos momentos clave nada vuelve a ser como antes y lo que nos queda por recorrer se visualiza y se define mejor ante nuestros ojos. Si hay alguien que leyendo esto no recuerda haber vivido algo parecido que espere, que el primer día del resto de nuestras vidas no conoce edad y aún está por llegar.


Partiendo de esta premisa, Rémi Bezançon nos relata la historia de una familia de clase media francesa a través de los momentos o días cruciales de cada uno de sus cinco integrantes. Mediante cinco historias en diferentes épocas, Bezançon nos habla de la independencia, el despertar sexual, el difícil tránsito de la adolescencia a la madurez, la incomunicación, la rutina en la pareja, los sacrificios por los demás, las decisiones de futuro... pero por encima de todo nos cuenta las complicaciones en las relaciones familiares, las frases que se reprimen, las que sobraron y, en definitiva, los altibajos por los que trancurren padres, madres, hijos y hermanos.


La película transita con naturalidad de la comedia al drama alternativamente sin que nada chirríe. Todo en ella, desde el guión al montaje, está bien elaborado, bien equilibrado. Divierte y conmueve al mismo tiempo y consigue que cada espectador se identifique con alguno de sus personajes o anécdotas. Puede resultar exagerado que una sola familia reúna vivencias tan dispares pero, sinceramente, hagamos memoria de nuestra familia o de las que conocemos y seguro que esta familia de ficción resultará más cercana a nosotros de lo que parece. Salvo algún pequeño bajón en el ritmo a mitad metraje, no hay nada que objetar a esta película. Una obra muy completa y llena de detalles que gustará, sin duda, a todo tipo de público, desde el más receptivo al más exigente.


Refrescante comedia


V.O.S. de Cesc Gay.

Se agradece que de vez en cuando alguien innove y se arriesgue, sobretodo en un género de tópicos tan recurrentes como es la comedia romántica. En V.O.S., adaptación de la obra teatral homónima de Carol López, los personajes salen de escena cuando les place y continúan la trama dando vueltas por el set de rodaje o incluso dejan sus personajes y cuestionan el desarrollo de la película que están interpretando. Lo del cine dentro del cine ya se había tratado en otras ocasiones pero pocas veces de forma tan original. Si a este principal aliciente añadimos unos diálogos divertidos y muy ingeniosos y unos actores más que acertados (Estupenda, Ágata Roca) obtenemos una recomendable comedia y un saludable soplo de aire freco en el cine español. V.O.S tiene otros detalles destacables: la naturalidad con la que se combinan el castellano, catalán y euskera, mostrando como el plurilingüismo es un aspecto positivo y enriquecedor de nuestra sociedad y el uso de la ciudad de Barcelona con un cariño sólo comparable al de Woody Allen por Manhattan.

Hay mucho de Allen en esta comedia tanto en su argumento y personajes como en la forma en que estan rodadas algunas secuencias. Si Allen retrata a la clase media alta de Nueva York, Gay hace un retrato amable y con un poco de sarcasmo de los barceloneses, tanto los de origen como los de adopción. Pero no todo es redondo en esta película: supongo que la idea de comenzar con el desenlace dando a entender que lo que importa es el desarrollo y cómo está contado puede funcionar, pero, en mi opinión como espectador, el conjunto resultó previsible y me quedé con las ganas de alguna sorpresa o giro que no condujera tan irremediablemente al final que ya se nos había presentado. Una lástima compensable perfectamente con el resto de aspectos positivos que ofrece esta película.

lunes, 6 de julio de 2009

Lecturas de verano 1.


"Niños rociando gato con gasolina" de Alberto Torres Blandina.

Los llamados "Niños índigo" son jóvenes con una inteligencia y una ética superior a la del resto de la humanidad. Son niños dotados de un don especial que representan un estado avanzado de la evolución humana, por lo que están destinados a convertirse en los guías de una sociedad abocada al desastre. El término índigo se debe al aura azulada que emiten sus cuerpos al ser fotografiados con espectrofotómetros.

Los seguidores de este fenómeno, que pertenece a las corrientes de la Nueva Era, son bastante numerosos en la red y existen algunos libros al respecto. A pesar de ello, no han gozado nunca de la aprobación de la comunidad científica. Tomando como base estas teorías, Alberto Torres Blandina elebora una novela de ficción en la que cuatro niños supuestamente especiales son apartados de sus vidas e internados en un centro especial donde serán preparados para su destino: cambiar el mundo y sus miserias. Con el tiempo, el lector irá descubriendo todo un mundo de falsedades que condicionará el futuro de los protagonistas. Entrecruzando pequeños relatos en diferentes épocas, el autor construye una historia muy interesante y de ágil lectura. Muchos de estos breves capítulos son magníficas piezas de un rompecabezas que no termina de encajar. Quizás la historia concluya dejando algún cabo sin atar, algún personaje sin detallar suficientemente...aunque cabe la posibilidad de que este hecho sea intencionado por parte del autor.

viernes, 3 de julio de 2009

Preparando el último viaje


DESPEDIDAS, de Yojiro Takita. Si hacemos memoria, nos daremos cuenta que la mayoría de sueños de la infancia se van quedando en el camino. Muchas de nuestras grandes ambiciones se frustran o se consideran equivocaciones. Es entonces cuando entran en acción los avatares de la vida, que nos van llevando poco a poco a rincones inesperados y a fomentarnos nuevas ambiciones realizables que nos conducen a la felicidad. Esto es lo que muchos definen como el destino, término muy presente en "Despedidas".
 La película cuenta la historia de Daigo un discreto chelista que se queda sin trabajo y acaba destacando por su delicadeza y buen hacer amortajando cadáveres. Lo que para nosotros puede parecer una actividad tétrica y desagradable, en Japón es todo un ritual de gran belleza, una sutil ceremonia que prepara el cuerpo para su partida.
 De este modo, Daigo encontrará su particular destino y tendrá que enfrentarse a los prejuicios de su entorno. "Despedidas" es una película cargada de espiritualidad donde se presenta a la muerte como un simple tránsito en el que debemos honrar al fallecido dándole una bella despedida que dignifique su estancia en vida. Yojiro Takita firma una película de impecable factura y que convence y se disfruta pese a sus más de dos horas de metraje. El conjunto es notable pero pesan algunos excesos: el insistente abuso de la música para subrayar la emotividad de algunas escenas y que, en ocasiones, su empeño en agradar caiga en un sentimentalismo evitable.
 "Despedidas" es una película amable, llena de buenas intenciones y efectivos resultados, lo que es bueno, porque con sus virtudes y defectos gustará a todo tipo de público. De hecho, su estilo es más próximo al norteamericano que al asiático, lo que hace muy comprensible que se le otorogara el Oscar al mejor film extranjero del 2008. Ahora bien, que ganara este premio por encima de la magnífica "La Clase"... ahí sí que no estoy tan de acuerdo.